revoltillo de ideas

mi blog de recetas de cocina y experimentos varios con Thermomix (y sin ella)

Archivos en la Categoría: pescado

Zarzuela de pescado

En mi casa, una Navidad no es Navidad sin una buena Zarzuela.

Dicho así, parece como si en casa nos invadiera en Navidad el espíritu de la opereta, convirtiéndonos por momentos en artistas del género chico. Nada más lejos de la realidad. Os cuento.

La Zarzuela es un plato a base de pescado y marisco que nunca ha faltado en nuestra mesa en época de Navidad. Yo lo recuerdo desde que tengo uso de razón, y realmente para nosotros es un clásico, que se ha convertido en imprescindible. Es una receta muy sencilla de preparar, con un resultado delicioso. Y como falta ya muy poquito para Navidad, me gustaría poner mi granito de arena aportando esta recetilla.

Os aconsejo prepararla la víspera, por dos motivos principalmente:

  • estará muchísimo más sabrosa
  • el día H tendréis que preocuparos únicamente de poneros divinas de la muerte, sin pensar en la cocina: que no llego, que lo van a encontrar todo manga por hombro… sabéis a qué me refiero?

Eso sí, preparad pan para mojetear en la salsa, porque no os vais a poder resistir, aviso!!

Zarzuela de pescado

Coste: elevado (menos de 30€)

Tiempo total: 1h.30min.

Ingredientes: 4 personas

  • 4 rodajas de merluza
  • 4 rodajas de rape
  • 4 filetes de perca
  • 2 calamares medianitos en rodajas
  • 500gr. mejillones (podéis poner más o menos, a vuestro gusto)
  • 500gr. almejas (igual que los mejillones, la cantidad a vuestro gusto)
  • 8 gambas rojas grandes
  • 8 cigalas grandes
  • 1 cebolla
  • 4 tomates maduros
  • 3/4 vaso (medida agua) de vino blanco seco
  • 1 ó 2 vasos de caldo de pescado
  • 1 limón
  • 2 hojas de laurel
  • 2 rebanadas de pan de molde
  • 2 dientes de ajo
  • 25gr. almendras tostadas
  • 25gr. avellanas tostadas
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta

Elaboración:

– Limpiar muy bien los mejillones, retirándoles todas las barbitas.

– Poner las almejas en agua abundantemente salada durante 15 minutos. para que suelten toda la tierra que pudieran tener.

– En una olla sin nada de agua, abrir los mejillones y las almejas al vapor. Para ello exprimiremos un limón, rociando todo con el zumo, y dejaremos la cáscara dentro de la olla. Pondremos también una hoja de laurel. Tan pronto como hayan abierto, retirarlos del fuego y reservar (manteniéndolos dentro del agua para que no se resequen).

– En una sartén grande, ponemos a calentar aceite, y en primer lugar freiremos las rebanadas de pan de molde, a fuego no muy fuerte para que queden bien crujientes. Reservar.

– Subimos el fuego, y freir ahora las gambas y las cigalas. Pensad que esto de freir es únicamente un momentito, no se tienen que cocinar del todo, pues luego las acabaremos en la cazuela. Reservar.

– Freir ahora los calamares, reservando también.

– Ahora freiremos el pescado, previamente enharinado y sazonado con sal y pimienta. Exactamente igual que hemos hecho con las gambas, no debemos dejarlo demasiado tiempo, únicamente que tome un poquito de consistencia, y lo retiramos. Básicamente es para que tome mucho más sabor, y no nos quede como pescado hervido.

– Siempre en el mismo aceite, prepararemos ahora un sofrito, rehogando en primer lugar la cebolla cortada bien chiquita. Cuando está transparente, añadimos los tomates rallados y una hojita de laurel. Dejamos todo el conjunto que sofría bien, y entonces agregaremos el vino blanco. Lo dejaremos haciendo chup chup hasta que se consuma prácticamente todo el vino.

– Cuando ya está el sofrito hecho, será el momento de incorporar el agua de cocción de los mejillones y las almejas (previamente colado), y un vaso de caldo de pescado. Dejar hervir 3 minutitos, para que se mezclen bien los sabores. Rectificar el punto de sal, cuidando de no pasarse.

– Mientras tanto, en una cazuela (preferiblemente de barro) grande, dispondremos todo el pescado bien colocadito en el fondo, a continuación añadiremos por encima los calamares bien repartidos, las cigalas y las gambas, y por último los mejillones (habiéndoles retirado la valva vacía) y las almejitas.

– Verter sobre el pescado y el marisco el sofrito que acabamos de preparar. Debemos fijarnos que sea en cantidad suficiente como para cubrir rasamente el pescado. Si nos faltase un poquito, añadiríamos el segundo vaso de caldo de pescado que teníamos reservado.

– Dejar cociendo bien tapadito, 10 minutos.

– Mientras vamos cociendo el pescado, preparamos la picada. En un mortero (o en el vaso picador), vamos a ir picando el pan, junto con las almendras y las avellanas (sin piel), y los ajos. Cuando ya lo tenemos todo bien picadito, vamos a tomar un poquito del caldo de la cazuela y lo vamos a agregar al mortero, para desleir todo un poco. Rectificar punto de sal.

– Añadir la picada a la cazuela, repartiéndola bien para que llegue por todas partes. Sacudir un poquito la cazuela con movimientos circulares para que se integre todo el conjunto.

– Por último, precalentamos el horno a 200º, y meteremos la cazuela destapada, terminando la cocción durante 10 minutos más.

– En este momento, retirar del horno la cazuela, taparla, y dejarla reposando hasta el día de mañana, donde lo único que hará falta será calentar (importante que sea a fuego suave, para que no se nos queme nada), sacudiendo a cada poco la cazuela, suavemente, con movimientos circulares.

Ya sólo nos queda saborear este plato de lujo, disfrutando de la Navidad en casa, rodeados de buena compañía. ¿Se puede pedir más?

Que aproveche y… FELIZ NAVIDAD!!

Mónica G.

Pulpo á feira con cachelos

He probado a preparar esta receta con Thermomix y, sinceramente, no me convence. Me explico. El pulpo queda buenísimo, exactamente igual que a la manera tradicional. Pero…. los cachelos, definitivamente no. A mí me gustan con ese saborcito insuperable que cogen de cocerlos en el mismo agua del pulpo, con ese colorcito sonsorado tan característico que adquieren las patatas. Y en el Varoma no se consigue.

Por lo tanto, y aparte de todo esto, como no encuentro ninguna ventaja añadida por el hecho de utilizar la Thermomix en esta receta, pues únicamente la utilizamos para cocer, os voy a dar la receta tradicional, tal como la preparamos en casa.

Pulpo á feira con cachelos

Coste: medio (menos de 20€)

Tiempo total: 50 min.

Ingredientes: 4 personas

  • un pulpo congelado, limpio y eviscerado, de 1.200gr. Si lo compráis fresco, es aconsejable congelarlo después de limpio, para romperle las fibras y conseguir que quede más tierno.
  • 5 ó 6 patatas medianas de Galicia. Si no las conseguís, seguro que en el mercado podéis encontrar patatas variedad Kennebec. Probadlas y seguro que no os fallan.
  • una cebolla
  • una hoja de laurel 
  • 2l. agua
  • pimentón dulce o picante, al gusto
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal en escamas

Elaboración:

– Lavar muy bien el pulpo bajo un chorro de agua fría, retirándole, si tuviera, los ojos y la boca. Normalmente, comprándolo congelado viene muy limpito, pero esto hay que hacérselo.

– Lavar los cachelos a conciencia, bajo el chorro de agua, cepillándolos para retirar cualquier resto de tierra que pudieran llegar a tener. No pelar.

– Poner a calentar el agua en una olla, junto con la cebolla partida por la mitad, y la hoja de laurel. No añadir sal.

– Cuando comience a hervir, coger el pulpo con unas pinzas de cocina por la unión de la cabeza con los tentáculos, y sumergirlo en el agua hirviendo 5 segundos. Sacar inmediatamente. Observaréis cómo los tentáculos se han enrollado. De esta manera vamos a evitar que se le separe la piel al pulpo.

– Esperar que el agua vuelva a hervir a borbotones y volver a meter 5 segundos. Repetir la misma operación 3 veces, y a la cuarta ya podéis dejar el pulpo en el agua, contando 35 minutos desde ese momento.

– A los 10 minutos, es decir, cuando faltan 25 minutos, añadir los cachelos.

– Cuando llegue el tiempo, apagar el fuego y dejar tanto el pulpo como los cachelos reposando dentro del agua, durante 10 minutos.

– Escurrir bien el pulpo y los cachelos.

– Quitar la piel a los cachelos, y cortarlos a rodajas de 1cm. de grosor. Disponerlas en un plato de madera, formando una base.

– Cortar los tentáculos y la cabeza del pulpo a rodajas de 1cm. de grosor, aproximadamente, y repartirlas por encima de los cachelos.

– Condimentar con sal en escamas, pimentón picante y regar con un buen chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Servirlo templadito, acompañándolo con un buen Albariño, Ribeiro, o vino turbio.

Que aproveche!!

Mónica G.

Mejillones en salsa diablo

Siempre me han gustado los mejillones. En casa los hemos preparado de mil formas, y todas nos gustan. Es un alimento que nos proporciona una buena fuente de energía, muy rico en minerales (especialmente hierro) y muy bajo en grasas, y, por si esto fuera poco, su precio resulta más que asequible, así que no me queda más remedio que sucumbir a sus encantos.

Una curiosidad que realmente no sé hasta qué punto puede estar documentada, es que parece ser que (siempre según mi madre), los mejores meses para comprar este molusco son aquellos que llevan “R”. Cosas de mi madre. Así que como estamos en noviembRe, y las madres siempre nos dicen las cosas “por nuestro bien”, pues yo no me lo pienso dos veces y me voy para casa con mi malla de mejillones más contenta que un ocho. Y algo debe haber de cierto, porque siempre, siempre, siempre que los he comprado en meses “R” me han salido de Rechupete. Ahí lo dejo.

Mejillones en salsa diablo

Coste: muy económico (menos de 5€)

Tiempo total: 40min.aprox.

Ingredientes: 4 personas

  • 2 kg. de mejillones
  • 500gr. tomates carnosos pelados (pueden ser de bote, enteros al natural)
  • 2 cebollas medianitas
  • 2 dientes de ajo
  • guindillas tipo cayena (a gusto de cada uno, yo como soy muy diablilla, le pongo 5)
  • 1 cucharadita (medida café) de carne de ñora (viene en un botecito muy práctico, marca La Legua)
  • 1/2 vaso de vino blanco seco
  • 1/2 vaso del caldito de cocer los mejillones
  • 1 chorrito de brandy
  • sal y perejil picado

Elaboración:

– Limpiar y desbarbar muy bien los mejillones, raspando con un cuchillo para desprender todas las algas y suciedad. Las barbitas se quitan sujetándolas con un cuchillo (sin llegar a cortarlas) y arrastrándolas hacia la parte fina (la de la punta) del mejillón. De esa manera se desprenden desde el interior. Desechar todos aquellos mejillones que no estén cerrados, o que, estando abiertos, no se cierren al golpearlos un poquito.

– Para abrirlos, como son una cantidad importante de mejillones, yo no utilizo la Thermomix, sino una olla, a la manera tradicional. Ponerlos en una olla grande, sin nada de agua (la que llevan de lavarlos es más que suficiente). Añadir dos hojitas de laurel, el zumo de un limón exprimido (dejar la cáscara dentro de la olla) y bastante sal. A fuego fuerte, con la olla tapada, se irán abriendo. Dejar 1 minutito después de abiertos y retirar de la olla. Reservar.

– Triturar el tomate, 6 segundos, velocidad 6. Reservar.

– Calentar el aceite 4 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1.

– Añadir la cebolla y el ajo, y picar 7 segundos, velocidad 5.

– Sofreir el conjunto, 8 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1. Unos 3 minutos antes de que finalice el tiempo, y sin parar la máquina, echar por el bocal las guindillas machacadas y la cucharadita de carne de ñora disuelta en el chorrito de brandy.

– Añadir el tomate que teníamos reservado, el vino, el agua de cocción de los mejillones, la sal y el perejil. Dejar cocer todo durante 20 minutos, temperatura 90, velocidad 1. Cuando faltan 5 minutos, verificar que esté bien melosita. Si nos parece demasiado espesa , añadir un poquito más del caldito de los mejillones. Por el contrario, si queremos espesarla, retirar el cubilete, poniendo en su lugar el cestillo para que evapore y reduzca un poquito la salsa.

– Retirar a los mejillones la valva vacía, disponerlos en una fuente o cazuela para servir, y bañarlos con la salsa. Servirlos bien calentitos.

Ahora solo nos falta acompañarlos con un buen Albariño, o bien, para presupuestos reducidos, siempre tenemos un plan B, con un vinito blanco turbio bien fresquito… delicioso mmmmmmmmm

Mónica G.

 

Notas:

Evidentemente, cada uno tiene su gusto particular en cuanto a la textura de la salsa. A mí me gusta “gordita”, con tropezones, pero si la queréis más finita, siempre podéis triturarla en el último momento tanto como deseéis. Al fin y al cabo, lo que importa es el sabor, no?

Calabacines rellenos de atún

Otra receta sabrosa, barata y sencilla. Ayer justamente compré unos calabacines con la intención de hacer una cremita. Ahora que hace frío, en casa nos apetece muchísimo para cenar calentito. Pero curioseando por esos mundos de dios, he dado con El Puchero de Morguix, y realmente ha sido como una “iluminación”. Automáticamente he sabido que TENIA que hacerlos. He hecho alguna pequeña variación, pero básicamente es la receta tal como nos la muestra Morguix. Muchísimas gracias, están deliciosos.

Calabacines rellenos de atún

Coste: muy económico (menos de 5€)

Tiempo total: 50min. aprox.

Ingredientes: 4 personas

  • 4 calabacines
  • 4 latas de atún al natural
  • 2 huevos
  • sofrito:
  • 1 cebolla
  • 2 tomates grandes
  • 50gr. aceite
  • sal, pimienta y orégano

Elaboración:

– Partir longitudinalmente los calabacines, pinchar la pulpa con un tenedor, ponerlos boca abajo en un plato y llevarlos al microondas durante 7-9 minutos a máxima potencia. Deben quedar tiernos como para poder sacarles toda la pulpa con facilidad, pero no cocidos totalmente, pues se terminarán de cocinar en el horno.

– Cuando estén hechos, vaciar la pulpa y reservarla.

– Picar los tomates, 8 segundos, velocidad 7. Reservar.

– Calentar el aceite 3 minutos, temperatura Varoma, velocidad cuchara.

– Picar la cebolla, 5 segundos, velocidad 5 y rehogar 5 minutos, temperatura Varoma, velocidad cuchara.

– Añadir el tomate y programar 5 minutos, temperatura Varoma, velocidad cuchara.

– Añadir la pulpa del calabacín y triturar todo junto, 7 segundos, velocidad 4.

– Escurrir bien el atún, desmenuzarlo e incorporarlo al sofrito, junto con la sal, la pimienta y el orégano. Rehogar durante 15 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1.

– Añadir ahora los 2 huevos batidos y simplemente mezclar el conjunto 5 segundos, velocidad 3 (sin temperatura).

Rellenar los calabacines, cubrir con queso para gratinar, ponerlos en una placa de horno (precalentado a 160º arriba y abajo), y terminar de cocinarlos.

A que tienen buena pinta?? Pues saben todavía mejor!!!
Si os animáis a probarla, ya diréis si os han gustado.

Mónica G.

p.d. para Morguix: espero no haberte molestado utilizando una de tus recetas. Como ves, es mi segunda entrada en el blog. Soy absolutamente novata, y desconozco exactamente cuál es el procedimiento a seguir para no molestar a nadie. Si te molesta, no tengo ningún inconveniente en retirar la receta y te pido mil disculpas. Muchas gracias.

A %d blogueros les gusta esto: